NUSTRA TIERRA

TRADICIÓN
El zapato artesanal por excelencia: las cutarras panameñas

linea
Ariosto Velásquez
Nuestra tierra

Imagen foto

Cutarras tejidas.

Rústicas pero cómodas, son nuestras cutarras; el calzado panameño por excelencia que se ha convertido en símbolo del trabajo y de la tradición del hombre interiorano.

En esta edición, Nuestra tierra logró realizar un trabajo investigativo en el cual Raúl Vital, conocido folclorista, quien además de ser un excelente salomador y funcionario del departamento de expresiones artísticas de la Universidad de Panamá (DEXA), es diestro artesano en la confección de cutarras. Nos habló sobre los materiales y las formas de confeccionar el tradicional calzado panameño.

DÓNDE Y CÓMO ENCONTRAR UNA BUENA SUELA

En la ciudad capital el lugar más adecuado para conseguir una buena suela para cutarras, es sin lugar a dudas el Mercado Público o terraplén como algunos todavía le dicen; ahí podrá usted encontrar, en muchos de los locales, las plantillas, que son un pedazo de cuero de ganado en forma cuadrada con unas 12 pulgadas de largo por 10 de ancho y que traen las correas o tiras de cuero para tejerlas, que pueden ser de cuero amarillo o de cuero colorado.

A manera de información, el cuero amarillo proviene del caballo, y mayormente se usa porque le dan mayor vistosidad y comodidad al calzado, pero la correa que regularmente usa el campesino es la de ganado, o sea la colorada, o color ladrillo. El costo de una plantilla en cualquiera de estos locales oscila entre B/4.50 y B/.5.00 . De acuerdo a los conocedores, una buena suela debe tener un buen grosor y estar pareja, lo que le ayudará a la durabilidad de las mismas.

HACIENDO LAS CUTARRAS

Lo primero que debe hacer quien vaya a confeccionar las cutarras, es mojar la suela, según nos explica Vital, esto se hace para suavizarla y hacer más fácil el trabajo del artesano, además que la misma se ajusta mejor al pie de quien se le esté confeccionando el calzado.

Otro de los pasos que debe hacer el artesano es eliminar las asperezas que tengan las correas para lograr un terminado más fino y que se logra raspando cuidadosamente estas asperezas.

Una vez mojada la suela, se procede a sacar el molde de cualquiera de los pies, el que servirá para sacar el del otro pie. Una vez listos los moldes se procede a la apertura de los orificios (ojales) por donde pasarán las correas al momento de tejer la cutarra. El número de orificios va a depender del modelo de cutarras que se está confeccionando. Una herramienta indispensable al momento de confeccionar unas cutarras, lo constituye un cuchillo bien afilado, para cortar el cuero con facilidad. Hechos todos los orificios (ojales) el artesano debe recurrir a la ayuda de un objeto punzante llamado “cogedor”, cuya función es la de ayudar a abrir los ojales por donde pasarán las correas. El cogedor, que originalmente lo hacían del hueso más largo de la pierna del venado, también lo puede ser un cacho de este animal o de madera resistente como el níspero, la de caña brava.

El tejido de las cutarras, como mencionamos anteriormente, depende del modelo que esté realizando el artesano.

TIPOS DE CUTARRAS

Definitivamente, que las cutarras han sido además de calzado, una herramienta de trabajo, para lo que básicamente son confeccionadas. La característica básica de la cutarra de trabajo es el hico o “gorguerera de faena”, que se ubica entre el dedo más grande del pie y el siguiente, cuya función es la de mantener estable el pie dentro de la suela especialmente, cuando el terreno es inclinado, muy húmedo o lodoso, y además de la sencillez en el tejido.

A diferencia de las cutarras de trabajo las tejidas, muy usadas por las mujeres, se diferencian por no llevar el hico; además este tipo de cutarras conlleva a abrir de diez a doce ojales, mientras que las de trabajo constan de ocho a diez cuando más.

La forma de una cutarra tejida va a depender de la creatividad del artesano, sin que sea menos importante la forma de los pies de la persona a quien se le esté tejiendo.

Pero lastimosamente quedan pocas personas dedicadas al arte de hacer cutarras y como nos dice Vital, las zapatillas han acabado con las cutarras, especialmente en el interior y por otro lado los conjuntos folclóricos han dejado de usar cutarras, para reemplazarlas por las sandalias tejidas, que aunque no dejan de ser un trabajo artesanal, no representan lo mismo que un buen par de cutarras. Por lo que considera que dentro de todas las agrupaciones folclóricas del país, se debe incluir clases de confección de las cutarras, para no perder la tradición del verdadero calzado panameño.

 

volver arriba 

 

 

linea
linea gris

| Primera Plana | Portada | Nacionales | Opinión | Económicas | Mundo |
| Deportes | Provincias | Variedades | Sucesos | Sociales | Ediciones Anteriores |
| Buscador de Noticias | Clasificados Epasa |



bandera de Panama
Ciudad de Panamá
Copyright © 1995-2002 Crítica en Línea-EPASA
Todos los Derechos Reservados